Montar puntos: muy elástico (con nudo corredizo)

Este tipo de montaje es recomendable para todos aquellos tejidos que necesitan su máximo de elasticidad: la boca del calcetín, la base de un gorro, muestras de tejidos muy calados…

Visualmente no es muy bonito pero es muy efectivo así que compensa.

Se trata de ir ajustando nudos a lo largo de la aguja. 

No es necesario calcular hebra, un trocito al principio es suficiente.

Lo que sí necesitamos es un poco de práctica para pasar la hebra del dedo pulgar al índice y sobre todo, ajustar el nudo a la aguja sin apretar demasiado y manteniendo una distancia uniforme entre todos los nudos que vamos montando.

No podemos perder de vista la hebra que viene del ovillo. 

Para empezar sujetamos la hebra por el extremo, la llevamos por la palma de la mano, cerramos la mano para sostenerla hebra dejando el indice extendido.  Rodeamos el pulgar con la hebra desde el exterior hacia los dedos.

Dobla el indice sobre la hebra e introdúcelo por debajo de la hebra que va por el exterior del pulgar.

Se forma un bucle que dejamos caer del pulgar al indice, de tal forma que la hebra que proviene del ovillo sigue sujeta entre los dedos y la palma de la mano, y el trozo de hebra que va al extremo y que sujetamos con la mano  derecha, cruza por debajo.

Introducimos el pulgar por debajo de la hebra que proviene del ovillo para darle un poco de tensión.

Sujetamos la aguja en la mano derecha a la vez que sostenemos el extremo de la hebra. Introducimos la punta de la aguja de arriba a abajo, entre el dedo índice y el cruce de hebras que lo envuelve. 

Recogemos un poco de hebra tensada por el pulgar, pasando la aguja por encima, y haciendo un movimiento de arriba hacia abajo envolvemos la aguja con la hebra.

Sacamos la aguja con el bucle a través de las hebras cruzadas que envuelven el índice.

Soltamos todo el nudo del índice pero sin soltar la hebra que proviene del ovillo y que está sujeta entre los otros dedos y la palma de la mano. De esta manera mantenemos la tensión de la hebra. 

Sujetamos el bucle de la aguja derecha con el dedo indice (de la mano derecha) antes de tirar suavemente de la hebra para ajustar el  nudo a la aguja.

Ya tenemos un punto.

Para el resto de los puntos, hacemos lo mismo. Siempre asegurándonos de que al tirar de la hebra para ajustar el punto, tenemos el bucle sujeto con el dedo indice, y a medida  que tiramos de la hebra, la distancia entre los puntos es uniforme.

Deja un comentario