Intarsia

Fíjate en esas superficies con formas irregulares y multicoloreadas  que salpican esa prenda de punto, como si estuvieran incrustadas en el fondo. Formas de color asalvajadas, colocadas en el espacio sin atender a ninguna razón geométrica. Libres.

Fíjate en ese tejido que, a pesar de tener tantos colores, es flexible y elástico. Con un revés sin hebras, liberado de densidad.

Intarsia o cómo pintar con lana.Técnica creativa donde las haya. Su límite está en lo que te quieras complicar con las hebras, porque es ahí donde está todo el secreto. Me explico: como los colores no se comunican con hebras flotantes por el revés, cada bloque de color, por pequeño que sea, tiene su pequeño ovillito de lana, y eso es lo que hay que manejar, lo que lo complica todo porque se enrosca y se enreda sin compasión. Por eso es importante que, cada vez que giremos el tejido lo hagamos alternado el sentido, para que lo que se enrolla al girar hacia un lado, se desenrolle girándolo al contrario.

Intarsia 1

Vigilar las hebras al terminar cada vuelta, ponerlas en su lugar, ordenado, para que el embrollo no se vuelva descomunal. Recoger las hebras en ovillitos, pequeñas bobinas con corazón de cartón o plástico. Que mantenga el hilo sujeto y controlado hasta que haga falta para dar los puntos.

Como la intarsia es una técnica libre, podemos empezar a tejer y cambiar el color donde queramos, cuando queramos, pero no como queramos. Aunque así obtendremos un trabajo improvisado con grandes dosis de intuición, lo habitual es que tengamos un esquema con la distribución de colores para saber cuántos ovillos de color vamos a necesitar y más o menos que cantidad de hilo por color nos hará falta.

Tengamos esquema o no, el cambio de color lo realizaremos cruzando la hebra del color que dejamos de utilizar con la hebra que comenzamos a tejer. 

intarsia 1a
intarsia 1b
intarsia 1c
intarsia 2

1a: cambio de color visto por el derecho. 1b: cambio de color visto por el revés. 1c: posición de las hebras en el cambio de color. 1d: se teje el primer punto del nuevo color.

La hebra del color que dejamos se quedará entre el tejido y la hebra del nuevo color para que, en la vuelta siguiente, cuando la volvamos a utilizar, las hebras se entrelacen haciendo que el borde de cada superficie de color se quede unido.

intarsia 3
intarsia 4

3 y 4: tejer un punto en el nuevo color.

Tenemos que estar pendientes de que se produzca el cruce entre ambas hebras para evitar que se forme un agujero entre los dos colores, y procurar que la tensión de las hebras cruzadas sea constante para que los puntos no queden ni demasiado flojos ni demasiado apretados.

intarsia 5
intarsia 6

5: intarsia visto por el derecho. 6: intarsia visto por el revés .

Orden y práctica para disfrutar de esta técnica tan creativa en el empleo de los colores.

Lo habitual es que se trabaje en plano ya que, cada vez que terminamos una vuelta de cada color, las hebras se quedan colocadas y listas para tejerlas cuando giramos la labor y comenzamos la siguiente vuelta. Es decir, siempre trabajaremos una vuelta por el derecho y una vuelta por el revés. ¿Quiere decir esto que no podemos trabajar una intarsia si tejemos en circular?. No, también podemos tejer intarsia en circular, claro que hay que introducir una técnica más, porque no podemos cambiar la necesidad de tejer una vuelta por el derecho y otra vuelta por el revés para mantener el orden de la recogida de hebras. Así que, para conseguirlo, nos tenemos que poner al día con las vueltas cortas porque es lo que necesitamos para dar la vuelta a la labor y tejer de manera alterna entre ambas caras del tejido.

Son unas vueltas cortas un tanto especiales ya que no las utilizaremos para generar mas superficie de tejido, si no para girar la labor y ponernos a tejer en el lado opuesto. Por tanto es muy importante escoger un principio y final de vuelta en un lugar poco visible de nuestra prenda, un costado puede ser una buena opción.

Es posible que los puntos de giro de las vueltas cortas se noten un poco ya que no van distribuidos por el tejido como en la vueltas cortas si no que, al ir uno seguido de otro posiblemente se noten más.

Seguro que desde que empezamos a hablar de vueltas cortas te estás preguntando dónde utilizarlas y sobre todo qué tipo.

El dónde no tiene pérdida.

Imagina que hemos terminado una vuelta completa, pues el punto que vamos a utilizar para girar es el primero de la vuelta siguiente, ¡ojo!, no lo tejemos, solo lo utilizamos para girar la labor.

GIRAR LA LABOR

Este es el punto clave para poder tejer la intarsia en circular porque como hemos hablado anteriormente, sí o sí hay que tejer una vuelta por el derecho del tejido y otra vuelta por el revés.

Tejemos entonces una vuelta completa, es recomendable tener un marcador que indique dónde empieza y termina la vuelta. Llega el momento de girar la labor.

Empecemos por ver cómo se gira si estamos trabajando por el derecho. Lo dicho, cuando lleguemos al final de la vuelta (nos encontramos con el marcador).
1.- Pasamos el marcador a la aguja derecha.

2.- Pasamos la hebra con la que estamos tejiendo hacia delante, deslizamos el primer punto de la vuelta siguiente también a la aguja derecha introduciendo la aguja como si lo fuésemos a tejer de revés.

3 y 4.- Pasamos la hebra hacia atrás y volvemos a deslizar el primer punto a la aguja izquierda. También pasamos el marcador a la aguja izquierda y le damos la vuelta al la labor para empezar a tejer por el revés. 

vuelta corta 1
vuelta corta 2
vuelta corta 3
vuelta corta 4

Todo está colocado.

El último punto de la vuelta anterior es ahora el primero y la hebra ya está hacia delante. Comenzamos a tejer la vuelta por el revés. Nos encontraremos las hebras de los distintos colores en los que tengamos el motivo de la intarsia. Tejemos las partes coloreadas, recordando siempre cómo colocar las hebras para que no se generen agujeros, con la hebra del color que dejamos siempre entre el tejido y la hebra del nuevo color para que se crucen y se queden entrelazados en la vuelta siguiente.

Seguimos tejiendo hasta llegar al último punto, el que hemos deslizado y envuelto con la hebra para poder girar. Si lo tejemos tal cual está, seguiríamos generando un agujero en el tejido, tenemos que recoger la hebra que envuelve la base del punto y colocarla sobre la aguja izquierda junto al punto que vamos a tejer, procurando que quede colocada como si de un punto se tratara para poder tejerla junto con su punto como si tejiésemos dos puntos juntos. Ahora hemos terminado la vuelta y toca girar la labor.

vuelta corta 5
vuelta corta 6
vuelta corta 7
vuelta corta 8

Veamos cómo se gira si estamos trabajando por el lado del revés. Ya hemos terminado la vuelta la vuelta del revés ( punto de giro incluido) y estamos ante el marcador. Lo pasamos a la aguja derecha. Pasamos hacia atrás la hebra con la que estamos tejiendo. Deslizamos el primer punto de la nueva vuelta a la aguja derecha, lo recogemos como si lo fuésemos a tejer del revés y pasamos la hebra hacia delante justo antes de volver a deslizar el punto a la aguja izquierda para que recupere su posición inicial. De nuevo todo está en su sitio para girar la labor y seguir tejiendo, ahora por el derecho.

vuelta corta a
vuelta corta b
vuelta corta c
vuelta corta d

a: pasar el marcador ala aguja derecha. b: poner la hebra hacia atrás y deslizar el punto a la aguja derecha. c: traer la hebra haci delante. d: deslizar el punto a la aguja izquierda.

Al igual que antes, seguimos tejiendo hasta llegar al último punto, el que hemos deslizado y envuelto con la hebra para poder girar. Para evitar un agujero en el tejido, tenemos que recoger la hebra que envuelve la base del punto y colocarla sobre la aguja izquierda junto al punto que vamos a tejer, colocarla como si se tratara de otro punto para poder tejerla junto con su punto como dos puntos juntos. Ahora hemos terminado la vuelta y toca girar la labor.

vuelta corta e
vuelta corta f
vuelta corta g
vuelta corta h

Tenemos que procurar que la vuelta comience y termine en un lado poco visible, como un costado o un lateral ya que los puntos que tejamos de los giros siempre se notarán un poco, al fin y al cabo estamos tejiendo dos puntos juntos pero sin hacer menguado y eso se nota.

Resumiendo esto de las vueltas cortas lo máximo posible:

Tenemos un marcador que indica principio y fin de la vuelta. 

Por el derecho: tejer hasta terminar la vuelta ( si se ha hecho giro en la vuelta anterior, levantar la hebra que envuelve la base del punto y colocarla sobre la aguja izquierda para tejerla con el último punto ), llevar la hebra hacia delante, deslizar el primer punto de la vuelta siguiente a la aguja derecha, llevar la hebra hacia atrás y volver a deslizar el punto a la aguja izquierda. Girar la labor.

Por el revés: tejer hasta terminar la vuelta ( si se ha hecho giro en la vuelta anterior, levantar la hebra que envuelve la base del punto y colocarla sobre la aguja izquierda para tejerla con el último punto ), llevar la hebra hacia atrás , deslizar el primer punto de la vuelta siguiente a la aguja derecha, llevar la hebra hacia delante y volver a deslizar el punto a la aguja izquierda. Girar la labor.

Intarsia

La intarsia es una técnica que permite llevar ilustraciones a tus prendas de punto.

Si queremos diseñar motivos para tejer con este método es recomendable utilizar una cuadrícula con la proporción de la muestra de tensión para que, a la hora de tejerlos no queden distorsionados.

Así que, no nos libramos de hacer la muestra de tensión. Además nos viene bien para calcular la cantidad de hilo que necesitaremos para cada color. Cundo empieces a tejer la muestra, marcamos 1 metro de hilo (a mi me gusta utilizar un rotulador, pero también podemos anudar fuertemente un trocito de hilo de otro color) y seguimos tejiendo la muestra, contando los puntos que vamos tejiendo entre las dos marcas que indican el principio y final del metro. Tomamos nota de la cantidad de puntos que podemos tejer con ese metro. ¡Ojo! Los puntos que tejamos deben de estar situados hacia el centro de la muestra, porque la tensión que tienen ahí se parece más a la tensión que tendrá en la labor. Para calcular la cantidad de hilo solo tenemos que contar los puntos del esquema que utilizamos como referencia y hacer la relación:

Si tejemos X puntos con un metro de hilo, ¿cuántos metros necesitaremos para tejer Y puntos?.

Hacemos la operación con cada superficie de color, porque seguro que el color se repite en algún otro lado y tendrá que tener su propio ovillito.

Y esto es la intarsia, básicamente. Paciencia y orden aunque no sabría decirte en qué orden.

Deja un comentario