El regalo: unas manoplas Selbu

Quién sabe si las primeras manoplas que tejió Marit fueron como estas.

Tejidas con agujas de doble punta de 2,5 mm

Son de tamaño medio:

10 cm de ancho

28 cm de largo

Las indicaciones siguientes sirven para tejer estas manoplas o cualquier otro modelo que quieras diseñar (ver plantilla en la página).

Comienza montando el número de puntos necesarios para el puño. Reparte los puntos entre las cuatro agujas de doble punta. 

En la primera aguja monta el número de puntos del borde y los de la mitad del dorso de la mano. En la segunda aguja monta los puntos para la otra mitas del dorso y el borde. En la tercera aguja monta los puntos necesarios para la mitad de la palma de la mano y en la cuarta aguja monta los puntos de la otra mitad.

Teje el puño: elástico o el panel que hayas diseñado.

Comienza a tejer los motivos de la mano, del dorso y la palma siguiendo el esquema. Ten en cuenta de que en esta vuelta también empiezas a tejer la holgura para el pulgar y la cenefa de los bordes.

A medida que vas tejiendo vueltas y vueltas no te olvides de tejer los aumentos de la holgura del pulgar, utiliza el aumento en la hebra horizontal que te permite aumentar dos puntos aunque solo tengas uno (en la hebra horizontal anterior al punto y en la hebra horizontal siguiente al mismo).

Cuando llegues al final de la holgura hay que dejar el hueco para el pulgar. Puedes hacerlo de dos formas:

Pon en una aguja auxiliar los puntos de la holgura y déjalos en descanso, monta el mismo número de puntos en la aguja alternando entre el color de fondo y el del motivo siguiendo el esquema para que al tejer la parte interior del pulgar el motivo tenga continuidad. Continúa tejiendo el resto de la mano.(A)

Al llegar a los puntos de la holgura, téjelos con otro hilo, uno de desecho, con otro color que distingas de los escogidos para la manopla. Cuando hayas terminado de tejer los puntos de la holgura da la vuelta a la labor y teje una segunda vuelta (esta vez de revés) también con el hilo de deshecho. Teje los puntos de la holgura. Vuelve a girar la labor y retoma el hilo con los colores de la manopla y continua tejiendo en circular con el resto de la manopla.(B)

Sigue dando vueltas y vueltas hasta que llegues al punto en el que empiezas a menguar para tejer la punta. En cada vuelta menguas 4 puntos siempre a cada lado de los bordes laterales prestando mucha atención a la inclinación que tiene que tener el menguado: dos puntos juntos si quieres que se inclinen hacia la derecha; y para que se incline hacia la izquierda, deslizar dos puntos por separado a la aguja derecha, introducir la aguja izquierda entre esos dos puntos y tejerlos como un punto de derecho.

Cuando ya solo quede un punto en el dorso, los puntos de los bordes y uno, dos o tres puntos en la palma (esto puede variar según necesites adaptar el número de puntos al motivo de tus manoplas) introduce la hebra con la que estás tejiendo en una aguja lanera y remata los puntos pasando la aguja con la hebra por los bucles de los puntos para desmontarlos de las agujas sin que se deshagan. Lleva la hebra hacia el interior de la manopla y haz un nudo para asegurarla.

Ya está terminada la mano. Toca tejer el pulgar I

Aunque son pocos puntos, es más fácil repartirlos si utilizas 4 agujas de doble punta.

Según el método que hayas escogido para hacer el hueco para el pulgar preparas los puntos para seguir con el cuerpo.

(A): En la primera aguja coloca la mitad de los puntos de la parte exterior del pulgar, los puntos que están en descanso. En la segunda aguja colocas los de la otra mitad. Prepara una hebra de cada color utilizado para el fondo y el motivo de la manopla. Antes de levantar puntos en la parte del dorso levanta 3 puntos en el lateral, no levantes los tres puntos en el mismo sitio para evitar que se forme un agujero, levántalos utilizando dos puntos del borde lateral del agujero. Estos tres puntos pertenecen al borde así que utiliza la hebra del color del diseño.

En la tercera aguja levanta la mitad de los puntos montados en la palma de la mano alternando entre las hebras de color siguiendo el esquema del modelo. La otra mitad, del mismo modo, los levantas en la cuarta aguja, en la que levantas 3 puntos más para el borde utilizando dos puntos del lateral del hueco para evitar que se forme un agujero, al igual que has hecho en el lado opuesto, utiliza el color del diseño del borde.

Sigue tejiendo el cuerpo del pulgar en circular hasta que llegues al punto en el que comienzas a menguar para tejer la punta.

Al igual que ocurre en la mano, en el pulgar también menguas 4 puntos en cada vuelta y siempre antes y después de los bordes poniendo atención a la inclinación de cada menguado para potenciar el ángulo de inclinación.

Cuando ya solo quede un punto en la cara exterior, otro punto en la cara interior y los 6 puntos de los bordes, los cierras con la ayuda de una aguja lanera y la hebra con la que estás tejiendo, rematando el cabo hacia el interior del pulgar.

Ya solo queda rematar los cabos sueltos y… listo.

El patrón y una plantilla en blanco, para que puedas diseñar tus propias manoplas de Selbu, solo están disponibles en el numero 8 de la revista de la oveja escocesa, recuerda que es gratis…

Deja un comentario