El punto bobo

El punto bobo es el primero de los puntos que podemos hacer solo con punto derecho ya que no necesitamos tejer ningún punto de revés. Bueno, esto no es cierto si tejemos en circular, porque entonces sí que necesitamos el punto de revés.

Lo que sí es cierto es que es un punto reversible y esto es perfecto para tejer bufandas. Así que no está mal, con un solo punto podemos tejer una bufanda entera. 

El tejido muestra por ambos lados, una linea de punto derecho seguida de una línea de punto revés. ¿Cómo? Si siempre tejemos punto derecho…

Empezamos tejiendo por el derecho de la labor, pero cuando le damos la vuelta  para tejer una nueva línea de puntos, tejemos por el revés. Así, lo que tejemos en punto derecho por el derecho del tejido, lo vemos en punto revés por el revés del tejido, y lo que tejemos en punto derecho por el revés del tejido lo vemos en punto revés por el derecho del tejido. De esta manera en una cara se alternan el punto derecho y el puntos revés.

Otra característica interesante que aprendemos con el punto bobo, es la fuerza que tiene el punto revés sobre el punto derecho cuando los intercalamos en horizontal. Si observamos el tejido, vemos que el punto revés se queda en la superficie mientras que el punto derecho se oculta bajo las vueltas de punto revés. Esta característica es importante a la hora de crear puntos de textura y relieves ya que el punto revés se destacará sobre el punto derecho.
Pero… ¡ojo! Esto sólo ocurre cuando ambos puntos se alternan de modo horizontal. Si se alternan en vertical, el punto dominante es el derecho, pero esto lo veremos mejor en los elásticos.

La mecánica de este punto es sencilla.

Montamos en nuestras agujas un número de puntos cualquiera.Tejemos la primera vuelta de punto derecho. Damos la vuelta y tejemos la segunda vuelta de punto derecho. Damos la vuelta y tejemos la tercera vuelta de punto derecho.

Damos la vuelta y … así hasta que terminemos la lana o si tejemos una bufanda, metro y medio después (más o menos).

También podemos hacer una muestra, algo mas pequeñita que la colosal bufanda. Utilizamos los datos de la etiqueta de la lana escogida para montar una muestra de 10×10 centímetros, o un poquito más si la aprovechamos para una muestra de tensión.

El punto bobo se utiliza también como punto de orillo y como remate de algunas piezas. 

Si lo utilizamos en las muestras como punto de orillo nos ayuda a que permanezcan planas (las muestras de la puntoteca tienen el orillo de punto bobo)

Manos a la obra con nuestra primera bufanda de punto bobo, así practicamos el punto derecho sin tejer por tejer.

Deja un comentario