Circulo (3): circulando en linea recta

Llegó el momento de soltar tres agujas y quedarnos sólo con dos.

Sí, vamos a tejer un círculo partiendo de un mínimo de puntos y haciendo aumentos hasta alcanzar la medida del diámetro para menguar y volver al numero de puntos inicial.

Hay que ir con mucho cuidado ya que de la misma manera puede salir un cuadrado, un rombo, incluso una elipse. Así que mucho ojo a la muestra de tensión y a los cálculos!

Empieza por preparar el patrón del circulo. Es importante separarlo en secciones, me explico: el eje vertical los separamos en partes iguales, en el ejemplo de la imagen, en el que el diámetro del circulo es de 15cm, dividimos el diámetro vertical en secciones de 1,5cm cada una. En cada una de las divisiones traza una perpendicular, por lo que el circulo queda dividido en secciones horizontales. Toma la medida de cada una de las líneas que dividen el circulo. Así, tomando como ejemplo el circulo de la imagen, la linea que pasa por el primer punto a 1,5cm del borde y que define la sección “a” del circulo, mide 9cm. La linea a 3cm, que define la sección “b” mide 12cm. La linea que pasa a 4,5cm y que define la sección “c” mide 14cm, etc…

Haz  la muestra de tensión para obtener una relación entre los centímetros y los puntos y las vueltas. Entonces tienes que 1,5cm son 5 vueltas, así que, y según el ejemplo de la imagen, vas calculando las variables de cinco en cinco vueltas. 

Si comienzas montando 4 puntos, ves que en cinco vuelta tienes que aumentar 18 puntos, como el circulo es una figura simétrica, aumentarás 9 puntos a cada lado. Está claro que si dividimos 9 entre 5, en alguna de las vueltas tendrás que aumentar dos puntos en cada lado.

Para formar el círculo siempre se empieza con más aumentos seguidos, y a medida que se hacen las vueltas los aumentos son menos, así como su frecuencia, hasta llegar a un punto en el que hay varias vueltas sin aumentos.

Comienza a menguar de manera simétrica como has hecho con los aumentos, es decir, primero las disminuciones son menos frecuentes y de menos puntos, para ir en aumento en numero y frecuencia a medida que nos acercamos al borde.

Esta manera de tejer círculos no es muy habitual, lo que no quiere decir que no sea interesante en lo que a muestras de tensión se refiere, ya que es un ejemplo claro de su importancia a la hora de conseguir una forma final.

Deja un comentario