Anatomía de una bufanda

A la hora de empezar a tejer no hay nada como el primer desafío, sencillo, sin complicaciones… tejer una bufanda.

Entonces surge la pregunta clave…¿qué tamaño tiene una bufanda?…

La bufanda clásica tiene forma rectangular, así que, su patrón es fácil, para poder entendernos,  le asignamos al ancho la letra “a” y al largo la letra “b”.

El tamaño de la bufanda está determinado por la persona que la va a llevar puesta, así una bufanda para un niño, no mide lo mismo que para un adulto. Por tanto ya tenemos que una de las medidas, el largo (letra “b” en el esquema) se corresponde con el alto de la persona que va a ponerse la bufanda.

Si hablamos de niños de 1 año a 12 años,  trabajamos con medidas que van desde 80cm hasta 152cm. Mientras que en adultos, las medidas se encuentran entre 155cm y cualquier jugador de baloncesto… mas o menos 207cm.

No debe de preocuparte que la medida sea exacta a la altura, con una aproximación será suficiente.

En cuanto al ancho de la bufanda (letra “a” en el esquema) también varía según la altura de la persona, para un niño debe de ser mas estrecha que para un adulto.

No te preocupes, incluyo una pequeña tabla de orientación para las medidas.

Está claro que estamos hablando de la bufanda estándar, porque si nos ponemos a diseñar, ¡no hay limites!, grandes bufandas con largos infinitos, mega-envolventes o de anchos abrigosos. ¡Imaginación al poder!.

Y ahora… llega la hora de escoger el punto con el que vamos a tejer, lo mejor para una bufanda es un punto reversible (que se ve igual por el derecho que por el revés del tejido), o que no se caracolee en los bordes… punto de arroz, punto bobo, punto elástico, punto cesta…y un montón de puntos fantasía…

Una vez escogido el punto no olvides e hacer la muestra de tensión para relacionar la medida del ancho y el largo con la cantidad de puntos y vueltas.

Y… A tejer!!

Todo esto es a modo de orientación… porque a la hora de tejer todo es posible… tu tejes, tu decides.

Deja un comentario